AVISOS

Mons. Reig Pla:«el aborto es diabólico porque exalta la muerte del inocente»

El pasado miércoles, 16 de octubre, en la Universidad Francisco de Vitoria tuvo lugar la presentación del libro de la profesora María Lacalle «En defensa de la vida humana», que recoge 50 preguntas sobre el aborto, publicado por la editorial de la Conferencia Episcopal, EDICE. El acto fue presidido por Mons. Juan Antonio Reig, el anterior obispo de esta diócesis de Segorbe Castellón. El obispo de Alcalá de Henares abogó por la derogación de la actual ley del aborto y aseguró que el mismo «no es sagrado; es diabólico porque exalta la muerte del inocente y nadie puede invocar el «derecho a decidir» cuando se trata de otro ser humano».

El Mons. Reig Pla fue tajante al afirmar que «reclamar la libertad para dar muerte al ser humano más inocente e indefenso es la corrupción de la misma libertad. Permitir como derecho el aborto es la corrupción del Estado de derecho».

Igualmente, aseveró que «la ley no puede admitir excepciones cuando se trata de un ser indefenso e inocente que en ningún caso puede ser llamado agresor. Buscar atajos al derecho a la vida es aceptar la corrupción de la justicia».

Don Juan Antonio advirtió que «la apuesta de una sociedad de progreso y civilizada no puede ser otra que la ayuda a las madres y el respeto a la vida naciente. Esto no significa desconocer las situaciones extremas en las que a veces se ven abocadas las mujeres a acudir al aborto. Menos significa entrar en juicio con ninguna de las madres».

El obispo dijo que «para acabar con el aborto hay que cambiar el concepto de sexualidad y el estilo de vida que propició en su momento la `revolución sexual´». Mostró su convencimiento de que «el Gobierno de la Nación tiene la oportunidad de cambiar el rumbo de lo que ha conducido a España a la banalización de la sexualidad humana, y al crecimiento de una generación de jóvenes desorientados por una educación que ha prescindido de los grandes bienes de la persona».

Y añadió: «Parafraseando las palabras del evangelio podemos afirmar que no solo de economía vive el hombre. Los bienes inmateriales, los bienes espirituales, son decisivos para el hombre y el futuro de la sociedad».

Deja una respuesta