AVISOS

URBANIDAD EN EL CONFESIONARIO

No quería ahora hablar ahora de la importancia de acudir con frecuencia al Sacramento del Perdón (que la tiene y mucha) sino de un par de cosillas para un buen funcionar en el confesionario.

Sabéis que el horario de confesiones es media hora antes de las Misas y siempre que se le pida al sacerdote (y pueda), que para eso estamos. Pero unos minutos antes de empezar la celebración de la Misa, el sacerdote abandona el confesionario para revestirse y recogerse. No puede estar en dos sitios a la vez, y la Misa no puede empezar tarde. Nada de poner mala cara. Otra vez acudir antes.

Si por alguna razón física alguien no puede confesarse en el confesionario (sordera etc) quede con el sacerdote para confesarse en la sacristía, pero fuera del horario de confesiones, para no alterar el orden.

El confesionario tiene dos laterales y el frontal para acudir a la confesión. Pero no hay que ocupar dos o tres a la vez. Esperad a que el penitente previo acabe y entonces acudid a donde mejor os parezca. De lo contrario no se tiene la intimidad o la calma suficiente para recibir el sacramento.

Deja una respuesta